«Todo en la vida es filosofía»

Francisco Javier López Cacenave con su profesor José Carlos Cubiles en el instituto de La Zarza. / Brígido

El extremeño Francisco Javier López, de 17 años, estará en la Olimpiada Internacional

Celestino J. Vinagre
CELESTINO J. VINAGRE

«Me gusta cuestionarme las cosas. Y tener siempre un sentido crítico». A sus 17 años, Francisco Javier López Cacenave, estudiante de primero de Bachillerato, tiene claro lo que le gusta. Ser piloto de aviación es su idea, aunque ahora mismo lo que le apasiona realmente es la filosofía. Recuperada recientemente para las aulas, a este chico de Alange que estudia en el instituto público Tierrablanca de la vecina La Zarza, la asignatura le ha permitido conocer a grandes pensadores («estoy en primer curso y todavía me quedan muchos», puntualiza) y reflexionar sobre casi todo «porque todo, de una manera u otra, es filosofía. Desde la política hasta una empresa. Todo lo que se hace en cualquier ámbito tiene un fundamento filosófico».

Francisco Javier es uno de los dos estudiantes españoles que el próximo mes de mayo participará en la Olimpiada Internacional de Filosofía. Un evento al que acudirán más de 100 alumnos de cerca de medio centenar de países para una competición académica que se gestó por parte de un grupo de expertos en educación filosófica en la sede de la Unesco, en París, en 1995.

Relacionado con el proyecto Filosofía y democracia en el mundo, se decidió promover concursos nacionales e internacionales que seguían la línea iniciada dos años antes en Bulgaria para fomentar la práctica del pensamiento filosófico, crítico y «estimular, a través de la competencia, el interés de los jóvenes por la filosofía».

El alumno alangeño acudirá a Roma, entre el 16 y 19 de mayo, para participar en esa cita en la que, durante cuatro horas, deberá elaborar un ensayo, exclusivamente en inglés, sobre una temática propuesta. La de este año es 'Herencia cultural y ciudadanía'.

«El ensayo debe construirse siguiendo una idea: cómo el desarrollo cultural e histórico de las distintas civilizaciones nos ha hecho que ahora seamos de determinada forma, no solo en sentido personal sino también como territorio en el que vivimos. Y cómo debemos resolver los problemas presentes y futuros que se nos pueden plantear con realidades como, por ejemplo, la globalización»; explica López Cacenave, que sabe castellano, catalán e inglés. «Me defiendo en francés y algo en italiano y he empezado a estudiar chino».

El conocimiento de la lengua catalana es consecuencia directa de tener familia, por parte de su padre, en Barcelona. De un centro educativo privado de la ciudad condal es la alumna Sofía Medina Plasencia, que es la otra representante de España en la Olimpiada filosófica.

Cualidades

«Tiene una capacidad extraordinaria. Le gusta reflexionar sobre lo que aprende y cuestionar lo que le rodea», reseña José Carlos Cubiles Becerra, su tutor y profesor de Filosofía, que ha ejercido de preparador y orientador para planificar la Olimpiada.

«El año pasado le tuve en la asignatura de Ética y tuve la intuición de que la Filosofía le iba a gustar y que podía participar incluso en la fase nacional de la Olimpiada», agrega Cubiles.

El joven debe elaborar un ensayo en inglés durante cuatro horas ante un jurado en Roma

El profesor ha sido coordinador del programa que ha seleccionado alumnos extremeños para esta prueba y que ha obtenido brillantes resultados hasta ahora. Tres oros, una plata y un bronce son los reconocimientos logrados en fase nacional. Ninguno de los extremeños, hasta que ha llegado López Cacenave, ha logrado pasar a la fase internacional.

«Tiene cuatro horas para redactar un ensayo en inglés pero la prueba será también más creativa. Posiblemente cuente con preguntas del jurado. Francisco Javier lo va a hacer bien. Seguro», remata el docente.

«El sentido crítico lo tenemos todos, por supuesto también los jóvenes. Lo que ocurre es que no todos lo desarrollamos. Y eso no puede ser. Debemos cuestionarnos las cosas», insiste Francisco Javier, que tiene a otros ocho compañeros en su clase de Filosofía en La Zarza.

Su frase favorita ahora es «filosofar no es solo para filósofos» . Explica que también lo hace un niño, un albañil, una abogada, un militar o un ingeniero aeroespacial, «pero por intereses del poder nos han hecho creer que eso está reducido a unos pocos excéntricos».

Cacenave señala que hasta ahora no se ha adentrado demasiado en el pensamiento de los grandes filósofos. «Estoy en primero de Bachillerato. De lo que he visto me quedo con Hegel y con Kant. Con el primero, con su visión de la filosofía de la historia como una historia global o universal; con el segundo, con su idea sobre la razón», finaliza.