Imagen de la subasta celebrada anoche / RAFAEL BARRERO

La tradicional subasta de regalos a la Virgen pone punto final a la feria

El Real Patronato recaudó 10.760 euros, cantidad que irá destinada a la organización de actividades, así como al cuidado y mantenimiento del patrimonio de Nuestra Señora de las Nieves

Pedro Espinosa
PEDRO ESPINOSA

Después de seis horas ininterrumpidas de pujas, en torno a las cuatro de la madrugada finalizó la subasta de regalos celebrada ayer y que sirvió para echar el cierre a la Feria de Septiembre 2022 en honor a Nuestra Señora de las Nieves.

Por la tarde, a partir de las 18 horas, comenzó la recogida de regalos en la pista de baile para la popular cita que tendría lugar por la noche. Como viene siendo tradición en los últimos años, macetas, melones, manualidades, animales, dulces artesanos, productos típicos de la tierra, regalos para el hogar, etc. constituyeron el grueso de los artículos donados por vecinos y visitantes.

El acto, que dio comienzo a las 22 horas, estuvo presidido por el párroco local, José Manuel Álvarez; el mayordomo, Cándido Corbacho; el alcalde Francisco Farrona; la tesorera del Patronato, María Rodríguez y el secretario del mismo, Miguel Sánchez.

La subasta congregó, como viene siendo habitual, a numeroso público en la explanada de la Ermita debido al hecho de ser sábado y contar al día siguiente con descanso.

Entre los artículos subastados destacó el rosario que ha portado la Virgen durante la novena, que alcanzó un valor de 550 euros; un ramo de rosas que logró 220 euros; un balón de fútbol firmado por los jugadores y técnicos del CD Zarceño, que alcanzó los 180 euros; un gallo, que llegó hasta los 170 euros o un caballito de madera por el que se pagaron 200 euros.

La recaudación final de la subasta ascendió a 10.760 euros, cantidad que será administrada por la junta de gobierno del Real Patronato de Nuestra Señora de las Nieves para la organización de actividades, así como para el cuidado y mantenimiento del patrimonio de la Virgen.

El mayordomo del Real Patronato, Cándido Corbacho, se mostraba muy satisfecho con el desarrollo de unas fiestas presididas por el buen tiempo y con una alta afluencia de público, sobre todo el día de los fuegos, el de la Virgen y el de la subasta. Así mismo, destacaba la ausencia de incidentes durante el transcurso de la feria.