Vista parcial del nuevo centro educativo / P.E.

El nuevo colegio de La Zarza ya es una realidad

Pedro Espinosa
PEDRO ESPINOSA

El pasado lunes, el nuevo y deseado colegio de La Zarza abrió,por fin, sus puertas. El sueño se convirtió en realidad. Después de una larga espera, la comunidad educativa en particular, y todo el pueblo en general, vivieron un día histórico.

La jornada estuvo cargada de emociones encontradas. Por un lado, se abandonaban las viejas escuelas por las que habían pasado varias generaciones; por otro, se iniciaba una nueva etapa cargada de ilusión en un edificio moderno y funcional propio del siglo XXI.

Tras despedirse alumnos y maestros de los vetustos edificios, se trasladaron a pie al nuevo centro educativo.

El recorrido por las calles de la localidad resultó de lo más vistoso, Música, color, animación callejera, disfraces… fueron los ingredientes idóneos para componer un animado pasacalle que aumentaba en número de integrantes según avanzaba la comitiva.

Entrada de los niños al recinto / MARÍA MORILLO

Al llegar a las inmediaciones del nuevo colegio, Francisco Farrona y Pedro Espinosa, -alcalde y director- dirigieron a los asistentes unas palabras de bienvenida y recordaron a algunas de las personas que, de una manera u otra, habían destacado en su labor por la consecución y finalización del proyecto.

Así, entre otros, se reconoció y aplaudió el trabajo del que fuera durante muchos años director del centro, Carlos Salguero; de Juan Antonio Montero, anterior presidente de la Ampa, o de Paco Ledesma, concejal recientemente fallecido.

Acto seguido, los diferentes cursos, acompañados por sus profesores, desfilaron hacia sus clases por la alfombra roja preparada para la ocasión. Numerosos familiares aplaudían, emocionados, el paso de los pequeños.

La jornada continuó con un desayuno colectivo en el patio de las nuevas instalaciones y una primera toma de contacto con los patios de recreo.

Finalizaba así un día para el recuerdo, una fecha que quedará grabada en la historia reciente de La Zarza.