Un grupo de trabajo analizará si hay selectividades más difíciles que otras

Estudiantes en la Facultad de Derecho de Cáceres haciendo el examen de Lengua de la selectividad. /LORENZO CORDERO
Estudiantes en la Facultad de Derecho de Cáceres haciendo el examen de Lengua de la selectividad. / LORENZO CORDERO

Extremadura es una de las regiones a las que otras comunidades y asociaciones de alumnos acusan de hacer una Ebau más sencilla

ÁLVARO RUBIO y AGENCIASCáceres

Extremadura está desde hace varios años en el punto de mira de otras comunidades autónomas. Acusan a esta región de que su alumnos se enfrentan a una selectividad más fácil. Son sospechas que también sobrevuelan a lugares como Canarias y a las que el Gobierno quiere poner fin. Por ese motivo, el Ministerio de Educación, las autonomías y las universidades formarán un grupo de trabajo para estudiar si, según donde se examine el estudiante, existe diferente grado de dificultad en la Evaluación de Bachillerato para el Acceso a la Universidad (Ebau).

Así lo anunció ayer la ministra de Educación en funciones, Isabel Celaá, después del debate suscitado desde algunos partidos (PP y Ciudadanos), comunidades (Galicia y Castilla y León) y asociaciones de alumnos para que esta prueba sea igual en toda España.

Más información

En el caso de Extremadura, la Asociación por un Acceso a la Universidad en Igualdad, una agrupación creada en Zamora, incluso apuntó a que hay familias que se mudan de Castilla y León a localidades extremeñas para matricular a sus hijos en 2º de Bachillerato y obtener notas más altas en la selectividad.

La Junta y la Universidad de Extremadura niegan que exista ese tipo de turismo académico. Dicen que «esas acusaciones no tienen ningún rigor científico y forman parte de una campaña de desprestigio que se repite cada año».

Sin embargo, Celaá afirmó ayer que se han observado «incidencias en las pruebas que remarcan algunas dificultades diferentes por comunidades». Se refirió a las quejas por el examen de Matemáticas que han hecho en la Comunidad Valenciana y a las diferentes formas de puntuar negativamente o no las faltas de ortografía.

Pese a sus afirmaciones, Celaá no se muestra partidaria de una prueba exacta para todos, pues cada comunidad tiene competencias y en algunas materias se estudian contenidos diferentes.

Por su parte, la Conferencia de Rectores CRUE, organización que agrupa a 76 universidades de España (entre ellas la de Extremadura) sostiene que no hay ningún informe académico con datos contrastados que determine que hay pruebas más fáciles que otras en la Ebau. «Cada comunidad decide, dentro de unos márgenes muy tasados, qué examen pone», dice la CRUE.

Aluden a que «la Ebau funciona bien y cualquier cambio debería hacerse con el más amplio consenso educativo». Consideran que «las diferencias que pueda haber en los resultados de la selectividad no se explican por la mayor o menor dificultad de las evaluaciones, que suponen el 40% de la nota de acceso a la Universidad, sino por otro tipo de condicionantes socioeconómicos».

En 2018, Extremadura tuvo un 93,57% de aprobados, un porcentaje menor que siete comunidades. Sin embargo, registró la nota media más alta de España, con un 6,86.

Carrero Blanco y Riego protagonizan el examen de Historia

El segundo día de la selectividad en Extremadura comenzó con el examen de Historia. En él tuvieron que elegir entre dos opciones, ambas con un texto para analizar. En la A era el manifiesto que el coronel Rafael del Riego hizo en su pronunciamiento militar en Las Cabezas de San Juan (Sevilla) en 1820. La B contenía parte del discurso de Carrero Blanco en las Cortes el 20 de julio de 1973. Ayer también hicieron los exámenes de Matemáticas, Latín, Fundamentos del Arte, Matemáticas aplicadas a las Ciencias Sociales, Geología, Griego y Diseño. Hoy será el de Biología, Geografía, Artes Escénicas, Química, Economía de la Empresa, Cultura audiovisual, Física e Historia del Arte.