Sara Jiménez Romero, concejala de Igualdad del Ayuntamiento de La Zarza / HOY LZ

«Le pese a quien le pese, el futuro es feminista»

CLAUDIA TEJADA MATEOS

ENTREVISTA a la concejala de Igualdad de La Zarza, Sara Jiménez Romero, en la que analiza la situación de la mujer y explica los proyectos y objetivos de su departamento

Sara Jiménez Romero es concejala de Igualdad en el Ayuntamiento de La Zarza. Su objetivo principal en este cargo es inspirar a las futuras generaciones para ser más libres, diversas y cultas. Se propone dejar un pueblo mejor a las niñas de La Zarza, lleno de referentes en los que fijarse y exento de violencia hacia la mujer en todos los ámbitos de la vida diaria. Un pueblo de iguales.

¿Cuál es el cometido de la concejalía de Igualdad?

La concejalía de Igualdad tiene como fin principal la propuesta y ejecución de las políticas dirigidas a hacer real y efectiva la igualdad entre mujeres y hombres, la prevención y erradicación de las distintas formas de violencia contra la mujer y la eliminación de toda forma de discriminación por razón de sexo, origen racial o étnico, religión o ideología, orientación sexual, identidad de género, edad, discapacidad o cualquier otra condición o circunstancia personal o social.

¿Qué proyectos está llevando a cabo ahora mismo?

En la actualidad tenemos en marcha un plan interno de igualdad, realizado por la fundación ANAS, que desarrolla un proyecto de educación para la salud sexual y/o reproductiva de mujeres jóvenes. Trabajamos para combatir la violencia de género con proyectos como «Frente a la violencia de género no te pongas de perfil, actúa» donde pedíamos a los vecinos que no fueran impasibles frente a una agresión verbal o física. Este año para el 25N (Día Internacional de la Eliminación de la Violencia contra las Mujeres) y 8M (Día Internacional de la Mujer) decidimos trabajar donde creemos que está la solución, que es en la educación. Lo llevamos a cabo a través de cuentacuentos, talleres, teatro, etc.

Formamos parte, así mismo, de ATENPRO, que es el Servicio Telefónico de Atención y Protección para víctimas de la violencia de género. Es una modalidad de servicio que, con la tecnología adecuada, ofrece a las víctimas una atención inmediata, ante las eventualidades que les puedan sobrevenir, las 24 horas al día, los 365 días del año, y sea cual sea el lugar en que se encuentren. Además, nuestra Policía Local está formada en violencia de género.

Trabajamos, también, en algunos proyectos con la Asociación de Mujeres 'Malvaluna' y con la Diputación de Badajoz como, por ejemplo, en «Municipios Libres de Violencia Sexual contra las Mujeres».

¿Qué objetivos se plantea para la legislatura y qué impacto espera que tenga a largo plazo?

Nuestro objetivo seguirá siendo la lucha continua por la igualdad, poniendo todos nuestros medios para erradicar la violencia de género en La Zarza.

En esta legislatura nos planteamos, ante todo, visibilizar a las mujeres. La mujer rural ha estado durante muchos años invisibilizada, pese a su importante papel. Todos conocíamos las historias de los arrieros, tierrablanqueros y emigrantes. Pero poco se había hablado de las mujeres zarceñas que se quedaban en casa sacando a las familias hacia delante, que hacían kilómetros cargadas de ropa para lavar.

Las niñas zarceñas necesitan referentes, la falta de ejemplos femeninos les impide imaginarse en diferentes profesiones en el futuro. Necesitan ver y conocer a mujeres brillantes siendo brillantes. Ver cómo llegaron hasta ahí para imaginarse a ellas mismas siendo capaces de hacerlo también. Y poder así explotar todo su potencial. Aquí estamos empezando a escuchar calles con nombres de mujeres, como la calle Clara Campoamor del nuevo colegio.

¿Por qué cree que niños y niñas cada vez más pequeños parecen normalizar la desigualdad entre hombres y mujeres?

La desigualdad de género comienza en la infancia. Hay algunos estudios que advierten de una tendencia muy preocupante, y es que las niñas se creen menos brillantes que los niños a los seis años. Las niñas y los niños perciben todos los días la desigualdad de género en sus hogares y sus comunidades: en los libros de texto, en los medios de comunicación y entre los adultos que los cuidan. Creo que es culpa de una educación basada en principios sexistas y estereotipos de género.

La homofobia o LGTBIfobia es otra forma de desigualdad. ¿Hay algún proyecto de la Concejalía de Igualdad para tratar este tema en concreto?

Somos un pueblo orgulloso de nuestra diversidad. Desde la Concejalía tenemos un firme compromiso en la lucha contra las discriminaciones y delitos de odio por razón de orientación sexual e identidad de género. Creemos y lucharemos en el amor y en la igualdad a través de diferentes proyectos. Estamos en contacto con la Fundación Triángulo Extremadura, a través de exposiciones, charlas, manifiestos y, sobre todo, concienciando en el respeto a la juventud zarceña e involucrándolos en diferentes actividades como el paso de peatones pintado en las inmediaciones del instituto.

Si pudiera, ¿qué cambios educativos le gustaría hacer para evitar que los niños del mañana provoquen estas desigualdades?

Siempre lo digo en los manifiestos y nunca me cansaré de reclamar la única medida efectiva: una educación basada en la igualdad, una educación formal y no formal, donde se tenga en cuenta el currículum oculto, y este currículum esté cargado de valores que tengan por base la cultura de la no violencia. Necesitamos una educación feminista en las casas y en las aulas. Porque le pese a quien le pese, el futuro es feminista y ojalá nuestras niñas vivan en una igualdad real. Para eso seguimos luchando.

La brecha salarial por razón de sexo en Extremadura es del 17%, supera la española. ¿Qué cree que se puede hacer contra esto?

La brecha salarial tiene motivos como la feminización de los trabajos peor remunerados o los complementos salariales. La nocturnidad, la disponibilidad de tiempo, etc. son licencias que muchas mujeres con hijos o mayores a su cargo no se pueden permitir. Creo que lo único que se puede hacer, aparte de la educación y la corresponsabilidad de tareas y cuidados en casa, es la discriminación positiva. Este concepto se utiliza para describir una política social que se orienta a mejorar la vida de algunos grupos que hayan sufrido históricamente discriminación, en este caso las mujeres.

En ocasiones, escuchamos a gente decir que no se considera feminista. ¿Cree que es un sentimiento general? ¿Considera que se entiende bien la reivindicación feminista?

Creo que no es un sentimiento general. Considero que se entiende bien nuestra reivindicación, pero también existe mucha ignorancia en este tema. Me duele escuchar a chicos/chicas jóvenes que piensan que «el feminismo es igual que el machismo» cuando tienen todos los medios para informarse. El feminismo no reivindica que la mujer esté por encima del hombre, sino que tiene por objetivo lograr la igualdad en aspectos culturales, sociales y económicos. Tampoco busca discriminar al otro género, se trata de compartir las mismas estructuras sociales.

En el panorama actual, el movimiento feminista se encuentra dividido por asuntos como la abolición de la prostitución o la popularmente conocida «Ley Trans».

¿Usted qué opina?

La prostitución es una de las peores aflicciones padecidas por mujeres y niñas, una vulneración de derechos humanos (dignidad, integridad física y emocional…) y una atroz forma de violencia. La prostitución no es trabajo, sino explotación sexual. Abolirla creo que es un deber social, ético y político.

En cuanto a la Ley Trans, creo que es una ley compleja. A mí personalmente me gusta mucho el feminismo que defiende Carmen Calvo y creo, como ella, que hay que ampliar derechos, proteger derechos de los colectivos LGTBI+. Las leyes tienen que evolucionar como lo hace la sociedad, pero al mismo tiempo hay que proteger las leyes de igualdad de género porque de ellas depende la igualdad de oportunidades.

¿Cuál es su opinión sobre la labor que está realizando el Ministerio de Igualdad?

Mi opinión es muy positiva. El mundo necesita una sociedad igualitaria, libre de violencia machista, donde las mujeres puedan vivir sin miedo, con igualdad de oportunidades, con los mismos derechos, corresponsabilidad de tareas y cuidados, y una justicia y educación sin distinción de género.

Al Ministerio de Igualdad le corresponde la elaboración y desarrollo de las normas, actuaciones y medidas dirigidas a asegurar esta igualdad.

El 8 de marzo se dio a conocer el presupuesto destinado a políticas de igualdad,

20.000 millones de euros para los próximos cuatro años. ¿Cree que es acorde a los retos planteados?

Esa cifra se corresponde con el dinero que el Gobierno va a destinar al nuevo Plan Estratégico para la Igualdad Efectiva entre Mujeres y Hombres, que se desarrollará entre 2022- 2025. Es cierto que el Ministerio de Igualdad coordinará la gestión del dinero y su reparto, pero no forma parte del presupuesto de este Ministerio. Creo que esto hay que dejarlo claro, porque o no se entendió o no se quiso entender. Creo que es acorde, ya que este plan estratégico contiene medidas como garantizar que todo el personal público esté formado en perspectiva de género, la reducción de las brechas salarial y de pensiones, la creación de escuelas infantiles de 0 a 3 años, y el fortalecimiento de los sistemas de respuesta institucional para la detección precoz y la atención a las víctimas de violencia machista, entre otras.

Entiendo que ser concejala de Igualdad tiene que ver con sus retos personales. Una vez finalizado su cargo, ¿qué tendría que pasar para que se sintiera satisfecha con esta etapa de su vida profesional?

Me sentiré muy satisfecha cuando consigamos visibilizar a todas las mujeres posibles, cuando nuestras niñas vivan en un pueblo lleno de referentes y nuestras mayores sean conscientes que no olvidamos lo que han hecho por nuestro pueblo. Creo que vamos por buen camino, pero aún nos queda mucho por recorrer.

¿Qué huella le gustaría dejar en las futuras generaciones de La Zarza?

Espero que, a través de las obras de teatro, exposiciones, conciertos, marchas en favor de la mujer y el resto de eventos culturales que ponemos en marcha desde el Ayuntamiento, estemos inspirando a las futuras generaciones para ser más libres, diversas y cultas. Además, espero y deseo que los niños y niñas caminen juntos en una misma dirección, y que ese camino sea la erradicación de la violencia hacia la mujer en todos los espacios de la vida diaria.