Fernando S. Taverro en Old Trafford, trabajando durante un partido del Mancherter United / CEDIDA

Entrevista a Fernando Sánchez Tavero, un 'zarceño' en la redacción del Diario AS

«Me temblaba la voz al preguntar a Zinedine Zidane en mi primera rueda de prensa»

Pedro Espinosa
PEDRO ESPINOSA

Natural de Ribera del Fresno, este zarceño de adopción se trasladó a La Zarza a la edad de 10 años, por lo que desde entonces como suele decir «tengo dos pueblos».

Estudió Filología Francesa, aunque siempre tuvo el periodismo en la cabeza. Al finalizar su etapa universitaria, se marchó, como otros tantos estudiantes a Reino Unido, para mejorar su nivel de Inglés.

¿Qué nos puede contar de su llegada a Inglaterra?

Me fui a Manchester con la idea de quedarme unos meses y he permanecido allí cuatro años y medio. Es una ciudad que me ha marcado tanto que me hice un tatuaje con sus coordenadas.

¿A qué se dedicaba?

Empecé como camarero en el turno de desayunos del hotel DoubleTree by Hilton Manchester Piccadilly. A pesar de que empezaba a trabajar a las 5.30 a.m., descubrí que la hostelería me encanta. Acabé como Assistant Manager, una especie de gerente.

¿Un sector que le abriría puertas?

Pues, afortunadamente, sí. Un día conocí a un cliente de Singapur que me ofreció un trabajo fantástico. Debía encargarme de acompañar por Manchester a grupos de turistas aficionados al fútbol. Iba con ellos a hacer el tour de Old Trafford y a ver los partidos desde una sala VIP. Conocí a los hermanos Neville y a Nicky Butt, me llevé una camiseta firmada por Giggs y comencé a moverme en un mundo que me gustaba. Fue una etapa de disfrute total.

¿Hasta que el futbolista internacional español Juan Mata llamó a su puerta?

Pue sí. Juan Mata, jugador del Manchester, tenía junto a su padre el restaurante español –cerró hace poco- 'Tapeo & Wine'. Me llamaron para trabajar y no dudé ni un instante. Cuando en mi segundo día se sentó Pep Guardiola en una mesa de mi sección, supe que la decisión había sido acertada. Ander Herrera, Mourinho, Pogba, Brahim, Mikel Arteta, David de Gea, Danilo, De la Peña, Bojan… eran clientes habituales. El listado de ídolos presentes y pasados que por allí pasaban día sí y día también era incontable. Y Mata demostró ser lo que proyecta, un gran tipo, siempre cercano.

Y mientras tanto, ¿seguía con el periodismo en la cabeza?

Cierto. Poco a poco fui progresando y aprendiendo y tenía claro que quería hacer realidad el sueño de infancia, ser periodista. Había decidido estudiar periodismo. Tras hablar con mi madre, con mi novia, Ana, con su madre… decidí hacerlo de forma semipresencial en la Unversidad Rey Juan Carlos.

¿En qué momento se dio cuenta de que el periodismo era realmente lo suyo?

En noviembre de 2018 tuve que atender a un grupo de trabajadores de la sección de deportes del Times. Al poco tiempo estaba en la redacción de este diario, formando parte de las reuniones de contenido de la mañana y codeándome con algunos de los mejores periodistas deportivos del país. Fue una semana de prácticas inolvidable. Lo que vi en el Times era lo que yo quería: convertir mi pasión en profesión. Después de esos siete días decidí que había que volver a España y buscar prácticas en algún medio.

¿Y nos puede contar como llega a la redacción del Diario AS?

Un cliente habitual del restaurante me abrió las puertas de la prueba de acceso para unas prácticas en el Diario As. Las pasé y en cuanto me dijeron que me incorporaba el pasado 1 de julio, hice las maletas. Empaqueté decenas de cajas y recuerdos, me traje a Ana y a nuestro Tapón y emprendimos el regreso.

¿Cuál sería su cometido?

Al llegar, me informaron que sería becario en la Sección del Real Madrid y mi tutor sería Tomás Roncero. Me quedé alucinado cuando entré en la redacción y tuve mi primera reunión con Tomás, una persona cercana, como Juan Mata.

¿Cuáles fueron sus primeras actuaciones?

En uno de mis primeros días tuve que ir al aeropuerto a recibir a Take Kubo, el japonés que acababa de fichar por el Madrid. Poco después, Alphonse Areola, exportero del Real Madrid, sería el protagonista de la primera presentación que tuve que cubrir como periodista. Y Zinedine Zidane, el receptor de mi primera pregunta, con voz algo temblorosa, en una rueda de prensa. Si alguien me dice que cuando me compraba la guía del Marca y del As cuando era niño iba a decirle a Zidane «Buenas míster, Fernando Sánchez, Diario As» no lo habría imaginado ni en mis mejores sueños.

¿Imaginó alguna vez trabajar en la redacción de uno de los periódicos de primer nivel nacional?

Jamás. Ni siquiera cuando empecé las prácticas hace año y medio. Soy un novato del oficio y tengo muchísimo que aprender. Me considero un afortunado.

¿En qué consiste su trabajo?

En estos momentos trabajo en la web, en la sección de fútbol. Nuestro cometido es cubrir todo aquello que sea necesario y a lo que no lleguen las múltiples delegaciones que tiene el As repartidas por España, Europa y el mundo. En mi turno, el de mañana, tratamos de crear contenido atractivo para el lector, piezas fácilmente digeribles y que puedan resultar novedosas, de esas en la que te apetece pinchar cuando abres el navegador unos minutos. Además cubrimos en directo los eventos que coincidan con nuestro horario. Es estar un poco a todo y trabajar en equipo. La web del As está activa las 24 horas del día y hay que ser preciso e inmediato. Hoy en día, donde la información vuela, no te puedes permitir llegar tarde a una noticia. Evitar esa tardanza es nuestro trabajo.

¿Ha trabajado en otras publicaciones?

Bastantes medios digitales que sirven como 'cantera' para jóvenes periodistas. VAVEL y Somosbasket.com son los primeros en los que colaboré y donde más aprendí, especialmente en este último. Una de las más curiosas fue 'Society 19', una revista universitaria del Reino Unido en la que llegué a hacer una lista de los mejores sitios para comer en Madrid o narrar experiencias como el día que hice paracaidismo.

¿Qué visión o recuerdos de La Zarza tiene en la distancia?

Asocio La Zarza a tranquilidad. A medida que me hago mayor aprecio más el pueblo. Antes no me planteaba envejecer en él, ahora no lo descarto. Aunque cuando estoy en La Zarza actualmente echo de menos a La Zarza del pasado, mucho más efervescente y animada.

¿Qué planes o proyectos tiene a corto plazo?

A corto plazo me planteo consolidar mi carrera periodística y tratar de colaborar con otros medios. En el periodismo de hoy en día, necesitas picar mucha piedra y de muchas canteras diferentes.