Imagen reciente de José Manuel Barquilla

«Los actos te definen, no tu condición sexual»

José Manuel Barquilla Barrero, peluquero de profesión y drag queen de corazón, cuenta su punto de vista sobre la evolución del colectivo LGTBIQ+

CLAUDIA TEJADA MATEOS

El propietario de la Peluquería Babar en Mérida, se formó en la Escuela de Artes. Ha sido ganador de numerosos títulos a nivel nacional por su caracterización como Priscilla Osiris, en la Gala Drag Queen del Carnaval de las Águilas, el Carnaval de Cartagena y el Carnaval Romano de Mérida.

¿Considera que se está avanzando o retrocediendo con respecto a la LGTBIfobia?

Realmente considero que estamos volviendo para atrás. Estamos perdiendo derechos que hemos ganado con sudor y sangre. Esto podría ser una metáfora, pero en muchos casos es un hecho.

¿Cree que hoy en día una persona homosexual no tiene que pasar por un proceso tan complicado como antes o que sigue habiendo barreras en la aceptación de la sexualidad de uno mismo y del resto?

Hoy en día creo que en la mayoría de los casos es mucho más sencillo, tanto en la aceptación sexual personal, como social. Sin embargo, todavía hay personas que lo pasan muy mal, la mayoría de las veces, a causa de las familias.

¿Cree que se vivía diferente este proceso en los pueblos que en las ciudades?

¿Sigue sucediendo? ¿Cuál fue su experiencia personal?

Personalmente opino que era y sigue siendo mucho más duro en un pueblo, puesto que en una ciudad se vive de manera más anónima.

Considero que sigue sucediendo tanto en pueblos como en ciudades, básicamente por la educación que reciben los niños desde pequeños. Las gracias y las burlas que hacen los mayores implican que los niños vivan estos comentarios con normalidad hasta incluirlos en su vida diaria.

Mi experiencia personal viviendo en La Zarza ha sido en general positiva, quiero pensar que por mi carácter fuerte y mi personalidad. Sin embargo, resulta difícil olvidar algunos momentos negativos sufridos en mi infancia, como los insultos en el patio del colegio a grito de «maricón». Ahora está superado, pero me gustaría dirigirme a las personas que lo hicieron y decirles: Hoy en día la mayoría de vosotros seréis padres, cuidad mucho de vuestros hijos, educadlos en valores, que no sufran discriminación por ser como son, ni por sentirse diferentes, ni lo hagan sufrir al resto.

¿Diría que su orientación sexual es un aspecto que le define como persona?

Los actos te definen, no tu condición sexual. Mi orientación sexual no me hace ser quien soy, ni define mi personalidad.

En cuanto al mundo drag, ¿qué es lo que le atrajo y le sigue atrayendo de él?

A mí lo que más me atrajo y me sigue atrayendo del mundo drag es la parte artística. Es pura creatividad: vestuario, maquillaje, escenografía, coreografía, interpretación... Creo que ser drag abarca todos los campos artísticos existentes.

¿Qué trasfondo esconde el mundo drag que desde fuera no sea tenido en cuenta?

El mundo drag es un mundo que, aunque no se perciba a simple vista, está ligado al arte. Quizás haya personas que no lo vean así y simplemente ven a alguien disfrazado, pero cuando sales a un escenario hay muchísimo trabajo artístico detrás. Transmites al público sentimientos que quizás son desconocidos para ellos hasta ese momento.

¿Considera necesaria la celebración del Día del Orgullo? ¿Qué supone para usted esta celebración?

La considero muy necesaria. El día que consigamos todos los derechos que como seres humanos deberíamos tener, que no suframos discriminación en colegios y trabajos, y que no se nos agreda por ser como somos, entonces ese día no será necesario celebrarlo.

Para mí es una lucha continua los 365 días del año, no simplemente una vez, hay que estar al pie del cañón diariamente.

El vídeo que realizó para el Día del Orgullo y que se publicó en @disfrutalazarza, menciona que la educación no solo está en los colegios, sino también en las casas. ¿Considera que la educación sexoafectiva debería recaer mayoritariamente en las familias? ¿Colegios e institutos no deberían tener un papel importante también en este asunto?

La educación en primer lugar recae sobre la familia, son los que tienen que inculcar valores a los pequeños para que cuando lleguen al colegio puedan seguir esa educación. Si los cimientos no se construyen en casa, esa educación que traten de inculcarle en el colegio no servirá de nada, no calará en ellos. Por supuesto que sí servirá para reforzar y es necesaria, pero no la fundamental.

¿Qué opina de que se permita a partidos políticos, con un altavoz público tan amplio, promulgar mensajes de odio y no aceptación hacia el colectivo LGTBIQ+?

¿Todo vale en la libertad de expresión?

Me parece retrógrado, vergonzoso y lo considero ilegal, es un delito de odio. La libertad de expresión solo tiene un límite, y es el hecho de dañar a alguien con las

palabras. Lo que hacen esos partidos políticos no se puede llamar libertad de expresión sino fomento del odio hacia a las personas.

¿Qué opina con respecto a la lucha que ahora enfrenta a un amplio sector LGTBIQ+ con el movimiento feminista? ¿Cuál sería la fórmula para que estos dos sectores de la población luchen unidos y no en contra?

Si todos lucháramos juntos, ganaríamos juntos. Los colectivos de personas afectadas por cualquier discriminación debemos apoyarnos y luchar por un bien común.

No hay ninguna fórmula mágica, hace falta diálogo, encontrar lo que nos une y no lo que nos separa, buscar puntos medios que no afecten a ninguno de los dos movimientos.

¿Considera que La Zarza es un pueblo abierto a la diversidad? ¿Siempre ha sido así? ¿Qué iniciativas le parecen necesarias para que esta apertura avance y no retroceda?

Sí, a mí me alegra el alma ir a mi pueblo y comprobar cómo me trata todo el mundo, y el cariño que recibo. Por eso incido tanto en la educación desde pequeños, porque cuando somos adultos nos damos cuenta del daño que pudimos hacer a otras personas, y es un daño que podríamos haber evitado.

Para mí no ha sido siempre así, pero lo importante es perdonar y luchar para que nadie más sufra por su condición sexual o de género. Y la verdad es que hoy por hoy, no puedo hacer otra cosa que agradecer a todo el pueblo de La Zarza el apoyo incondicional que me ha brindado tanto en mi negocio, como en el mundo drag. Siento orgullo de ser zarceño. También a mi familia que me ha apoyado desde el principio en todo lo que he hecho, y en especial a mis padres que siempre me han aceptado como soy.

Como iniciativa considero importante todo aquello que suponga concienciar a todo el mundo de que esto no es una enfermedad, de que no es algo que se elija. No sabemos por lo que tiene que pasar cada uno para llegar a ser quien realmente es. Hay que alegrarse por la felicidad de los demás y dejar que cada uno viva su vida como quiera.

Es participe de la lucha por la no discriminación del colectivo LGTBIQ+. ¿Qué huella le gustaría dejar en el mundo con su lucha personal en este ámbito?

Me gustaría contribuir a que el día de mañana no existiera ningún tipo de discriminación de género. Creo que con los espectáculos drag se da muchísima visibilidad al colectivo y se normalizan muchos comportamientos que antes se demonizaban, y con ello intento aportar mi granito de arena. Siento mucha satisfacción ver la cara de ilusión de los niños cada vez que salgo a un escenario. En un futuro esos niños tendrán en sus manos hacer que el colectivo se normalice y nadie sea raro por ser quien es.