Juan Gómez, el poeta del pueblo

"Lo último que me gustaría hacer en la vida sería escribir un poema"

ENTREVISTA

Juan Gómez Guerrero, "El Poeta " nació en La Zarza hace 70 años ("llevados con alegría") en la popular calle Cantarranas. Hijo de Juana y Alfonso, es el mayor de tres hermanos. Casado con Juana González Moreno (su Juana), tienen tres hijas y cuatro nietos.

Ha pasado casi 50 años trabajando como panadero, aunque durante 30 compartió su profesión con la de representante de una compañía de seguros.

Iba a la escuela de don Francisco Fernández Florido, en los altos de una casa próxima al parque y jugaba -sin juguetes-  en "las plaeras" a la picota, el palillo, al escondite...

Aunque le hubiera gustado seguir estudiando, la situación familiar le obligó a abandonar la escuela e  incorporarse al trabajo a la temprana edad de los doce años.

¿Cómo fue tu carrera profesional como panadero?

Empecé en la Panadería de Manuel Romero Paredes, que tras su posterior venta, se convertiría en la Panadería Caballo. Como era pequeño y no podía acceder a la maquinaria, aprendí a hacer pan artesanalmente, a mano, para posteriormente trabajar ya con la amasadora, el horno, etc. Al cerrarse esta panadería en 1996, me trasladé a trabajar a Mérida, a la Panadería Galán, donde me jubilé a los sesenta años.

Pero su gran afición, su gran pasión, es la poesía.

¿Cuándo y cómo comienzas en el mundo de la poesía?

-          A los doce años escribí mi primer poema. Aún lo recuerdo: "Estoy solo" se titulaba. Todavía estaba en la escuela.

¿Aprendiste de alguien? ¿Te inició alguna persona?

-          No aprendí de nadie, aunque sí hubo una persona importante en aquella época que despertó en mí los sueños de poeta. Se trata de la señora Concha Trigueros, la del estanco, madre de mi amigo Mateo, a quien leía mis versos y me animaba a seguir escribiendo.

¿Cuándo comienzas a publicar?

-          El primer poema que publiqué es el citado anteriormente en una revista de la feria de septiembre. Desde entonces, y hasta el día de hoy,  he seguido colaborando con estas publicaciones.

Juan, ¿qué es para ti la poesía?

-          Es la sal de la vida, el perfume de la tierra, de las flores. En la poesía encuentro respuestas que nadie me puede dar. Lo último que me gustaría hacer en esta vida sería escribir un poema.

¿Sobre qué temas escribes?

-          Me gusta escribir sobre temas diversos: el amor, la libertad, la amistad, la persecución, las personas, la familia -la riqueza más grande que tengo-, el campo, el mar...

¿Quiénes son tus poetas favoritos?

-          El principal es Federico García Lorca. También me gusta un poeta extremeño Luis Álvarez Lencero, de quien mi amigo y maestro, Ángel Valadés, me regaló sus obras completas. Aparte de estos dos poetas, me gustan las letras de José Luis Perales, Alejandro Sanz y  Pablo Alborán.

Como anécdota puedo contar que llegué a ir a Cuenca con unos amigos, a la casa de José Luis Perales, para conocerlo personalmente. Pero no tuvimos suerte, pues se encontraba grabando en Madrid. Como recuerdo de la visita le dejé mi libro "Momentos".

 

Vamos a hablar de este libro, de "tu" libro. ¿Qué supuso para ti la publicación de "Momentos"?

-          Ha sido la mayor satisfacción como escritor, pues al fin, pude ver realizado mi sueño de poeta. Se trata de una autoedición en la que hice una recopilación de poemas de diferentes etapas. La noche de la presentación, en 1996, fue una de las noches más felices de mi vida.

¿Has escrito muchos poemas?

-          Uff, miles, y todos a mano. Jamás he usado una máquina de escribir ni un ordenador.

También has tenido contacto con otros poetas de la región.

-          Sí, llegué a conocer a Jesús Delgado Valhondo, quien, cariñosamente me aconsejaba "Juanito, lee mucho, y no dejes de escribir nunca". También formé parte de la asociación poética "Gallos quiebran albores", de Mérida, en cuyas antologías aparecen algunos de mis poemas.

Has participado en varios recitales de poesía y te gusta el teatro.

-          Pertenecí, hace años, al grupo local Zarzal. Me atraen los personajes malos; me encantaría hacer de Calígula y romper el cristal en una noche de luna.

¿Qué momento del día prefieres para escribir?

-          De madrugada, sin duda. Hay veces que me levanto a las cuatro de la noche y me voy al despacho a escribir.

Aparte de la poesía, ¿qué otras aficiones tienes?

-          Me encanta la soledad -cuando yo la busco; no cuando me busca ella-, viajar, caminar, coleccionar amigos...