Extremadura es la más beneficiada por el alza de sueldos públicos y pensiones

José Ballester, director de la Territorial Sur, y Miguel Cardoso, economista jefe de BBVA Research. / BRÍGIDO
José Ballester, director de la Territorial Sur, y Miguel Cardoso, economista jefe de BBVA Research. / BRÍGIDO

BBVA Research señala que la región será la que más crezca en PIB por habitante gracias en parte a la caída de población

Juan Soriano
JUAN SORIANO

Extremadura es la región más beneficiada por la subida de los sueldos públicos y de las pensiones, que aumentará la renta disponible a corto plazo. También se ve especialmente favorecida por el incremento del salario mínimo, aunque en este caso puede sufrir un efecto negativo a largo plazo como posible lastre a la creación de empleo. Pero de entrada estas medidas contribuirán a que la comunidad sea la que más crezca en PIB per cápita, gracias también a la caída de población, según BBVA Research.

Estas medidas ayudarán a que la economía extremeña crezca un 2,4% este año y un 1,9% el próximo, lo que permitiría crear 13.000 nuevos empleos. Así lo estima el servicio de estudios de la entidad financiera, que ayer presentó en Mérida su informe Situación Extremadura.

El estudio señala que el Producto Interior Bruto (PIB) regional creció el pasado año un 2,6%, cinco décimas más que en 2017 y una décima por debajo de lo previsto inicialmente por la entidad. «De este modo, la economía extremeña no se habría visto afectada en 2018 por la desaceleración generalizada que se observó en el conjunto de España», añade BBVA Research.

La subida del salario mínimo tendrá un efecto positivo pero a la larga puede destruir empleo

El estudio destaca que diversos factores siguen contribuyendo al dinamismo de la economía de la región. Entre ellos, cita el impulso derivado del aumento de salarios públicos y de las pensiones, «particularmente importantes para la región». Según BBVA Research, el efecto agregado de ambas medidas sería mayor en Extremadura que en el resto de regiones de España con un aumento de la renta disponible por encima de 0,7 puntos. De esta forma, estaría por delante de comunidades autónomas como Asturias, Castilla y León, Galicia, Cantabria y Andalucía.

En cuanto a la subida del salario mínimo, el servicio de estudios de BBVA considera que podría impulsar la renta y el gasto a corto plazo, ya que Extremadura es, por detrás de Canarias, la región con los sueldos más bajos. Pero según sus estimaciones podría incidir negativamente en la actividad. Como indica, para el conjunto de España se estima una reducción entre el 0,9% y 1,6% del empleo, en función de si las empresas absorben el aumento salarial o lo trasladan a precios.

En cuanto a otros factores, de cara al presente año se espera que continúe el aumento de la demanda global, lo que apoyará el crecimiento de las exportaciones, especialmente fuera de la eurozona. En Extremadura este efecto será limitado, dado el reducido peso de sus ventas a países que no forman parte de la Unión Europea.

Además, la previsión para el precio del petróleo se ha revisado a la baja, lo que supone un ahorro significativo para las empresas y familias de todo el país. En el caso de Extremadura se espera un impacto sobre la actividad en torno a 0,4 puntos porcentuales al año, similar al promedio español, aunque por debajo de otras regiones.

El servicio de estudios destaca que el gasto de los hogares mantuvo un crecimiento estable en 2018 y que la inversión en vivienda siguió recuperándose, aunque los precios se estancaron, lo que contrasta con el aumento a nivel nacional. Asimismo, recalca la pujanza del sector turístico y que la licitación de obra pública volvió a aumentar en el pasado ejercicio. Estos factores podrían mantener un efecto positivo este año, aunque más moderado.

Si se cumplen sus previsiones, BBVA Research señala que el avance promedio anual del PIB per cápita estará por encima del 2,7% anual de 2017 a 2020, el mayor de todas las comunidades. Pero se deberá en parte a que la población seguirá reduciéndose este año y el siguiente a un promedio anual del 0,5%, inferior al observado en los últimos seis años pero por debajo de la subida del 0,4% prevista para el conjunto del país. Es decir, la región tendrá más riqueza por habitante, pero debido tanto a que habrá más riqueza como menos habitantes para repartirla.

Efecto en el empleo

Pese a este crecimiento, el estudio Situación Extremadura señala que la tasa de paro seguirá a finales del próximo año casi seis puntos por encima del nivel de 2008, con un número de ocupados un 4% inferior al máximo que se alcanzó antes de la crisis económica.

BBVA afirma que los primeros datos de 2019 apuntan hacia un menor dinamismo del mercado laboral regional. Además, destaca que el crecimiento del pasado año fue heterogéneo, con una subida del 3,9% en Mérida, 2,6% en Cáceres y 2,2% en Badajoz, mientras que el resto estuvo por debajo de la media.

Adicionalmente, estima que la región debería impulsar la formación e inserción laboral de los jóvenes que ni trabajan ni estudian, un 21,5% de los que tienen de 15 a 29 años, más de cinco puntos por encima de la media nacional. «La mejora del capital humano constituye una necesidad para un crecimiento más inclusivo y una mayor igualdad de oportunidades entre hombres y mujeres», añade.