Momento de la salida / A. J. ALMENDRO

La segunda edición de las Leguas Serranas alcanza un nivel sobresaliente

Una treintena de participantes se vio obligada a abandonar debido a la dureza del recorrido y a las altas temperaturas

Pedro Espinosa
PEDRO ESPINOSA

Con tan solo dos ediciones, las 'X Leguas Serranas de La Zarza' se han abierto hueco por derecho propio en el panorama senderista extremeño.

Cerca de 300 personas procedentes de diversos puntos de la región, así como de Portugal y otras comunidades españolas, tomaron la salida, el pasado sábado a las 8.00 horas, desde el recién remodelado centro de ocio y cultural 'El Molino'.

Los participantes tuvieron que recorrer 50 kilómetros con un desnivel positivo de más de 1.500 metros en un tiempo máximo de 13 horas.

El castillo de Alange, el cerro de la Jabata, el puerto de las Hoyas, las minas de Tierrablanca o las pinturas rupestres de La Calderita fueron algunos de los puntos de interés por los que tuvieron que pasar los deportistas.

Las altas temperaturas, unidas a la exigencia del recorrido, hicieron que una treintena de participantes se viera obligada a abandonar.

El primer participante en cruzar la meta –Ernesto Espinosa- invirtió casi cinco horas en realizar el trayecto, mientras que la última persona en llegar necesitó 12 horas y 35 minutos.

Tanto el director técnico de la prueba, Antonio Javier Almendro, como el presidente del club, Roque Gómez, mostraron su satisfacción al término de la misma por su desarrollo y la ausencia de incidencias relevantes, a la vez que agradecieron la ayuda de voluntarios, empresas y entidades colaboradoras.

La prueba estuvo organizada por el club de senderismo 'Peñas Blancas' -numerosas felicitaciones recibidas en las redes sociales- y el Ayuntamiento de La Zarza.