Aspecto parcial del polideportivo durante las extracciones / P.E.

Cerca de un centenar de personas acude a donar sangre al polideportivo

Los donantes, provistos de mascarilla, mantuvieron en todo momento las distancias de seguridad

Pedro Espinosa
PEDRO ESPINOSA

La unidad móvil del Banco de Sangre de Extremadura se desplazó ayer a La Zarza donde cerca de un centenar de vecinos pasó por el polideportivo municipal, lugar de las extracciones.

Los donantes, provistos obligatoriamente de mascarilla y manteniendo en todo momento la distancia de seguridad, fueron repartiéndose ordenadamente por las diferentes camillas instaladas en la pista del recinto deportivo desde las 17.30 a las 22.00 horas. Con el objetivo de evitar aglomeraciones, se había recomendado pedir cita previa, si bien, también se pudo donar a primera hora sin la citada cita. Una médico, acompañada de tres enfermeras, fueron las encargadas de realizar las extracciones.

La situación generada por el coronavirus ha supuesto también cambios importantes en esta actividad solidaria, vital para los hospitales de la comunidad.

En declaraciones del director del Banco de Sangre de Extremadura, José María Brull, al comienzo del estado de alarma descendió el número de intervenciones quirúrgicas, por lo que la bajada de donaciones no supuso un gran problema. Pero ahora que empieza a recuperarse la actividad en los quirófanos de los centros hospitalarios, es necesaria la colaboración ciudadana para recobrar el ritmo de donaciones de hace unos meses.

Según la Federación Extremeña de Donantes de Sangre, compuesta por las hermandades de Cáceres, Coria, Don Benito-Villanueva de la Serena, Llerena, Mérida, Navalmoral de la Mata y Plasencia, la región cuenta, aproximadamente, con cien mil donantes y 400 voluntarios que colaboran en los diferentes actos programados por el colectivo.