Entrevista a Ángel Pérez, mayoral de la ganadería Jandilla

Angel Pérez, con los toros al fondo :: CEDIDA
HA SALIDO A HOMBROS EN PAMPLONA, SANTANDER, VALENCIA, MURCIA...

Ángel Pérez Trinidad, mayoral de la ganadería Jandilla, acaba de regresar de los Sanfermines

 Tiene 45 años, está casado con Toni y es padre de dos hijos, Ángel y Claudia. Lleva 16 años de mayoral tras otros tantos dedicados a su otra gran pasión: los caballos.

 ¿Cómo se inicia en el mundo de los toros?

Yo había sido jinete y encargado de la yeguada Señorío de Bariaín durante varios años. Al cambiar de dueño la finca, marché con la yeguada a Madrid y Santander. Estando allí, me llamó Borja Domecq para que me hiciera cargo de su ganadería.

 ¿De dónde le viene la afición?

Pues resulta curioso, porque mi afición desde pequeño eran los caballos. Hasta que no recibí la propuesta de Borja Domecq, que me dio toda su confianza, ni me lo había planteado ni había tenido ningún contacto con el mundo del toro.

 Acaba de regresar de los Sanfermines. ¿Va todos los años?

Casi todos. Se puede decir que en Pamplona, los Jandilla son tradicionales. Con la corrida de este año, hemos estado nueve veces. Dependiendo de cómo salga la corrida, se vuelve al año siguiente o no.

 ¿Cuántos días pasa en Pamplona?

Pues me voy con los toros unos ocho o diez días antes de la corrida y regreso el mismo día. He llegado a estar hasta 15 días. Este año hemos sido los primeros en lidiar  y el mismo día 7 -San Fermín-, por la noche, volví a casa.

 ¿En qué otras plazas se suelen lidiar toros de Jandilla?

En Sevilla, Valencia, Málaga, Bilbao, Madrid y e Francia (Nimes, Dax, Bayona, Béziers)

 ¿Qué tal el público de Pamplona?

Es verdad que es una plaza diferente,  con un gran ambiente festivo, sobre todo en los tendidos de sol, que es donde se ubican las peñas. Sin embargo, la afición es muy torista.

 ¿Cómo es el día a día en su trabajo?

Tengo que repasar y prestar atención a todos los toros, uno por uno, atender a los veedores de los toreros; en fin, supervisar todo lo relacionado con los animales. Para ello es fundamental tener un buen equipo de personas a tu alrededor (Pedro y Julio, en mi caso)

 ¿Con qué toreros tiene más relación?

Con la mayoría de ellos mantengo una buena relación: Perera, El Juli, Talavante (cuando empezó apenas podía con la muleta), Morante, José Tomás...

 ¿Le hubiera gustado ser torero?

Pues no lo sé, tengo mis dudas. Si me hubiera cogido más joven, quizás lo habría intentado.

 ¿Ha afectado la crisis al mundo de los toros?

Sí, bastante. Con los recortes, han disminuido las ayudas y ha descendido el número de festejos. Antes hacíamos 18 ó 20 corridas al año y ahora hacemos 12.

 ¿Hay muchos toros en la finca de Don Tello?

Hemos llegado a tener hasta 700 cabezas. Tenemos cuatro camadas: añojos (un año), erales (dos años), utreros (tres años) y toros (cuatro o cinco años). En otra finca, Los Quintos -entre Fuente de Cantos y Llerena- están las vacas madres, los sementales y el tentadero.

 ¿Qué es lo que más le gusta de su trabajo y lo que menos?

Pues lo que más me gusta es el toro en sí, todo lo que rodea al animal; y lo que menos, los viajes, resulta muy pesado estar tanto tiempo lejos de casa.

 ¿Cómo ve el futuro de la fiesta?

Mal. Hay que empezar a tomar medidas ya, para que la situación no vaya a peor. Hay que recordar que el toro genera mucho dinero, viven muchas familias de él. Hace falta más apoyo institucional por parte de los diferentes gobiernos, más información a los aficionados, más corridas televisadas en abierto -pero corridas buenas-, más acercamiento de los toreros a los aficionados..., en definitiva hay que crear más afición.

 Sabemos que ha salido a hombros en algunas plazas -Pamplona, Valencia, Santander, Murcia-. ¿Qué ha sentido?

 Pues no creas que me gusta. Yo soy de los que piensan que los protagonistas son los toreros, que son ellos los que tienen que salir a hombros. Yo con lo que disfruto es con mi trabajo diario en el campo, con el toro.

 Una última curiosidad. ¿Quién le pone el nombre a los toros?

Los toros llevan el nombre de la madre. Si esta se llama "Campesina", el toro recibirá el nombre de "Campesino". A las vacas el ganadero  les pone el nombre por orden alfabético.