Ha pasado casi un mes trabajando en la isla africana de Santo Tomé

Lali Romero, rodeada de niños africanos
Lali Romero García, enfermera

La República Democrática de Santo Tomé y Príncipe es un país africano formado por varias islas localizadas en el golfo de Guinea.  Las islas más importantes a son: Santo Tomé (São Tomé) y Príncipe. Es el estado más pequeño de África, con una población de175.000 habitantes, la mayoría, de raza negra. Su idioma oficial es el portugués.

Lali Romero, zarceña de adopción, nació en Mérida aunque su infancia la pasó en San Pedro, donde vivían sus padres. Lleva desde 1985 trabajando como enfermera en La Zarza. Un buen día decidió sustituir sus vacaciones de descanso veraniego por dedicarlas a ayudar a los más necesitados. Y se embarcó en la aventura de las "Vacaciones Solidarias", programa de Cooperación Internacional dependiente de la Fundación para el Desarrollo de la Enfermería (FUDEN).

Recién llegada de Santo Tomé, nos relata su experiencia.

¿Cómo conoces el programa "Vacaciones Solidarias"?

Pues lo llevo siguiendo a través de la revista Fuden desde que empezó a llevarse a cabo, hace ahora diez años.

¿Por qué  te decidiste por este tipo de vacaciones?

Siempre he querido hacerlo pero  por cuestiones familiares o personales no he podido, hasta que, por fin, este año he  cumplido  uno de mis sueños pendientes.

Antes de viajar, ¿recibiste algún tipo de formación?

Sí, hay que hacer un seminario-taller que se realiza en Cuenca para saber qué es la cooperación y  conocer  los proyectos que se  llevan a cabo tanto en América Central como en África.

¿Elegiste tú el destino? Si fue así, ¿por qué Santo Tomé?

Se puede  elegir el mes y el destino aunque pueda variar al final puesto que se  necesita un mínimo de enfermeros para poder viajar. Yo tenía claro desde el principio, que quería ir a África y más concretamente a Santo Tomé. Tuve muchísima suerte, pues conseguí el destino y el mes que quería.

¿Conocías a los compañeros? ¿Cómo ha sido la relación?

No conocía a nadie. Hemos estado nueve enfermeras y un enfermero de diferentes lugares de Españacompartiendo 24 horas al día, incluida habitación y, a veces, cama. La convivencia ha resultado maravillosa.

¿Cuál es el papel de Fuden en el proyecto?

Fuden se encarga de organizar el viaje, el alojamiento, la alimentación y los desplazamientos al trabajo. Todos esos gastos los tenemos que pagar nosotros. También nos organizan visitas y excursiones para conocer el país.

¿Cuánto tiempo has estado?

Un total de 25 días con un horario de trabajo de ocho a trece horas. La primera semana, en el Hospital Central de São Tomé y  las otras dos,en  consultorios locales llamados PostosSanitários. Los últimos días los dedicamos a realizar exposiciones sobre diferentes temas a los enfermeros de allí.

¿Cuál es la situación sanitaria del país?

Tienen buenos profesionales, pero existe una falta de medios importante. Las infraestructuras estánobsoletas y son constantes los problemas en la canalización y saneamiento del agua, lo que dificulta que los profesionales puedan llevar a cabo su labor con unas medidas mínimas de higiene y limpieza.

Desde el punto de vista sanitario, ¿qué diferencias has encontrado?

Las diferencias son muy grandes. En seguida  te das cuenta de las posibilidades que tienes, según dónde nazcas,  de tener y mantener tu salud. Muchas enfermedades allí no tienen tratamiento y los pacientes  tienen que ser derivados a Portugal.

¿Cómo es Santo Tomé?

La Isla es pequeña, está en la línea imaginaria del Ecuador, y resulta increíble que en un país tan pobre y aislado, las personas, en especial los niños, te reciban siempre con una gran sonrisa y abrazos.

¿Piensas repetir la experiencia?

Sí, me gustaría ir el año que viene a Mozambique . África me ha llegado al alma.

¿Con qué imagen o recuerdos te quedarías?

La imagen que más me ha impactado y que no hay día que no recuerde es el orfanato. Gracias a una enfermera española que trabajaba en Lisboa y que no viajaba con nosotros, tuvimos la oportunidad de visitarlo.

¿Cómo has vivido allí todo lo relacionado con el virus del Ébola? ¿Sentiste miedo, preocupación?

El tema del Ébola nunca fue nuestra preocupación. Sabíamos que no era un país en riesgo en esos momentos y ojalá no lo sea nunca.  La organización en São Tomé, su gente y los compañeros que han participado en este proyecto,  me han hecho sentir como  en casa.