"El Habanero", un zarceño en la Guerra de Cuba

Soldados españoles combatientes en la Guerra de Cuba :: HOY
HISTORIA LOCAL

Alonso Espinosa Sandoval nació en La Zarza  (entonces Zarza de Alange) en 1849. Hijo de Pedro y de María,  y de oficio del campo, empezó a servir en el ejército español a los veinte y un años. Según reza en su certificado de licencia militar, estaba soltero y era de religión católica, apostólica y romana. Sus señales: pelo y cejas de color castaño, ojos pardos, nariz regular, barba ninguna, boca regular, color bueno, frente pequeña, aire bueno y producción buena (entonces no existía Documento Nacional de Identidad).  

En el citado documento se informa de que "se alistó voluntariamente para servir en el Ejército de Cuba por el tiempo que duraran las operaciones con opción al premio de cien pesetas que ofrecía Su Alteza, el Regente del Reino".

La Guerra de los Diez Años, también conocida como Guerra de Cuba o Guerra Grande (1868-1878), fue la primera guerra de independencia cubana contra las fuerzas reales españolas. Terminó diez años más tarde con la Paz o Pacto de Zanjón, donde se estableció la capitulación del Ejército Independentista Cubano frente a las tropas españolas.

No obstante, tras las cuatro etapas en que se dividió el conflicto, España fue derrotada (guerra hispano-estadounidense -1898-) y sus principales resultados fueron la pérdida de la isla de Cuba (que se proclamó república independiente pero quedó bajo tutela de Estados Unidos), así como de Puerto Rico, Filipinas y Guam, que pasaron a ser dependencias coloniales de Estados Unidos.

Según consta en su certificado militar, Alonso participó, entre otras, en las operaciones de Pucaral, Arpón, Arroyo Cuzco, Guantánamo, Jíbaro, Demajagua, entrando en La Habana en 1978.

Durante estas operaciones fue galardonado con la Cruz de Plata del Mérito Militar según propuesta aprobada por el Capitán General de la Isla, con la Cruz Roja, por servicios de guerra y con la Cruz Blanca por la elevación al trono del rey don Amadeo I. Así mismo se le recompensó con una medalla de Cuba con distinciones rojas y pasadores.

Termina el certificado militar diciendo que "en 1878, por hallarse comprendido en la circular de la Capitanía General, embarcó para la Península a bordo del vapor-correo Coruña con dirección a Cádiz. Manifestó iba a fijar su residencia en Zarza junto Alange, provincia de Badajoz. Va ajustado y satisfecho de cuantos haberes le han correspondido así como de la gratificación de cumplido. Durante su permanencia en el servicio ha observado buena conducta."